miércoles, 4 de mayo de 2016

PENA





Al rocío en la mañana 
se le han secado las alas
porque la madre se ha muerto 
de madrugada.

Lloran los ruiseñores,
las mariposas se espantan 
y con llanto las gaviotas  
se oyen acongojadas.

Una aurora gris y blanca
se ha asomado cabizbaja,
y llegan las azucenas
para tejerle una manta.

!Ay, qué pena!
!Cómo duele
su muerte de madrugada!



La Habana, mayo de 1999

© Maite Glaría

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTONCES

Entonces eran versos  de temprana adolescencia, de súbito e idílico apetito cuando no sabes nada pero presientes ...