martes, 28 de junio de 2016

EL VERSO MANDA






Suspicion. Gina Pellón, pintora cubana.
No escribes cuando tú quieres
sino cuando el verso manda.
Él  libera emociones 
que andaban encadenadas.
Traduce lo que no nombras
y lo convierte en palabras.
Te lleva por los caminos 
y te despliega sus armas.
Anda por el horizonte
cantando a la luna o al alba.
Te revuelve los recuerdos
y te desnuda el alma.
No escogemos las tarimas
ni las luces ni las bancas.
Él escoge el escenario,
y te hace pintar tu risa,
tus temores y tus ansias.
Es tu reflejo en un lago,
es tu espejo en la distancia.
Puedes crear madrigales
o una elegía amarga.
Mas no escribes lo que quieres
sino lo que el verso manda.



New York,  febrero, 2016.


© Maite Glaría


domingo, 26 de junio de 2016

UN LIBRO ES


Un libro es una aventura en dimensión diferente,
es como fresco camino, vereda, arroyo y fuente.
Un libro crea la magia que da luz y entendimiento.
Un libro se opone al tiempo y te muestra la esperanza.
Un libro se abre a la aurora, a tardes y a madrugadas.
Es del pastel la cereza que se vuelve extraordinaria.
Leer un libro te expande en infinitas galaxias,
y hace real lo imposible para que vueles sin alas.
Maite Glaría.
26 de junio de 2016
Naples, Florida, Estados Unidos

sábado, 25 de junio de 2016

PAVESA



Nude. Servando Cabrera Moreno
En las mañanas tardías
se me escapan los recuerdos
y convoco a las angustias
de aquello que ya no tengo. 
Un resplandor imposible,
una tórtola de plata,
la oruga que se convierte
en reina de madrugada.
Vagan absurdos los versos
desterrados en la nada,
y se ha convertido en pavesa
el eco de su mirada.



Tepic, Nayarit, México, agosto 2011

© Maite Glaría




DÍAS




Naples, junio 2016

© Maite Glaría

jueves, 23 de junio de 2016

GÉNESIS







Pintura de Roberto Liang
VERSIÓN I

La hoja está iluminada,
un haz de luna la baña.
Del dolor surgen palabras
en febriles danzas.
Me arrastran al abismo 
de unos versos
y exigen mi savia
para que las nombre.
Desgarran mi garganta
se adueñan de mi pluma,
aferradas a mi mano las veo,
y en el paroxismo del terror
las creo.

VERSIÓN II


Encima de mi mesa está una hoja,
blanca, virgen, solitaria.
La luz de una lámpara la baña. 
En tropel y peligrosas llegan las palabras 
y se arrojan a mis manos como en herética danza.
Me desatan la camisa y me desgarran el alma
para extraerme la savia de madrugada.
Beben y gritan, lujuriosas y profanas.
Y se adueñan de la hoja

que ya no es virgen ni blanca.


La Habana, Cuba, diciembre de 1999.


© Maite Glaría



ANTES

Antes de ser de luz era tormenta, fuego brutal, bestia sedienta. Antes de ser de miel era la noche, el mar enfurecido, la maleza...