martes, 28 de junio de 2016

EL VERSO MANDA






Suspicion. Gina Pellón, pintora cubana.
No escribes cuando tú quieres
sino cuando el verso manda.
Él  libera emociones 
que andaban encadenadas.
Traduce lo que no nombras
y lo convierte en palabras.
Te lleva por los caminos 
y te despliega sus armas.
Anda por el horizonte
cantando a la luna o al alba.
Te revuelve los recuerdos
y te desnuda el alma.
No escogemos las tarimas
ni las luces ni las bancas.
Él escoge el escenario,
y te hace pintar tu risa,
tus temores y tus ansias.
Es tu reflejo en un lago,
es tu espejo en la distancia.
Puedes crear madrigales
o una elegía amarga.
Mas no escribes cuando quieres
sino cuando el verso manda.



New York,  febrero, 2016.


© Maite Glaría


domingo, 26 de junio de 2016

ES DOMINGO



Es domingo y la impaciencia 
me destierra de la cama.
La lámpara está prendida 
y expira la madrugada.
En la mesita suspiran los versos
que entraron por mi ventana.
Hoy quiero ver al sol cuando nazca
detrás de los lirios perfumados.
Cuelo café y salgo al patio en piyama.
Aún hay sombras más allá de los tejados,
el rocío me acaricia y en la bruma
 los misterios se derraman.
Hoy seré uno más entre los duendes,
que se agolpan expectantes y palpitan 
a la espera cercana del milagro
de un nuevo nacimiento de la vida.

Naples, Florida, junio, 2016

© Maite Glaría

Foto de Maite Glaría


sábado, 25 de junio de 2016

PAVESA



Nude. Servando Cabrera Moreno
En las mañanas tardías
se me escapan los recuerdos
y convoco a las angustias
de aquello que ya no tengo. 
Un resplandor imposible,
una tórtola de plata,
la oruga que se convierte
en reina de madrugada.
Vagan absurdos los versos
desterrados en la nada,
y se ha convertido en pavesa
el eco de su mirada.



Tepic, Nayarit, México, agosto 2011

© Maite Glaría




DÍAS




Naples, junio 2016

© Maite Glaría

viernes, 24 de junio de 2016

EN LAS MAÑANAS



Sheyla Castellanos Romero, pintora cubana.


En las mañanas me duelen 
los recuerdos
y el perdido resplandor 
de su mirada.
En las mañanas mi verso
es un águila cansada.





La Habana, Cuba, 2009



© Maite Glaría

jueves, 23 de junio de 2016

SOMOS

(La Manufacturera,  pintura de Wilfredo Lam)



Somos todo lo que es y lo que ha sido.
Después de la vida, en la vida de algún otro
nuestros ojos seguirán mirando
a través de otros ojos el camino.
Porque la verdad es lo que somos
y lo que creímos que fuimos.
Uno somos para todo.
Cada partícula del universo es nuestra
y cada célula de nuestro ser es suya.
Todas las vidas que fuimos,
cada ser que habitó en nosotros.
Somos parte de esa piedra 
que abraza el mar y la transforma,
y somos parte de la ola 
que besa y muere en esa piedra.
Somos la experiencia,
la ignorancia y la sabiduría.
Somos el amor y la mentira.
Somos las canciones y los versos.
Somos noche y somos día.
Euforia y melancolía.
Un simple grano de arena.
Hojarasca y viento.
Una luz en las sombras
de las frías madrugadas.
Somos muerte y somos vida.
Somos todo

                       y nada.



Naples, Florida, junio 2016.



© Maite Glaría










PESADILLAS



Proyecto sombras

Febriles auroras.
Obscenas madrugadas.
Sombras chinescas
en las ventanas.
Pasadizos de traiciones. 
Agujas rotas del destino.
Versos vacíos.
Monstruos de arcilla.
Fuegos fatuos.
Pesadillas.





New York, agosto, 2014.

© Maite Glaría

PUNTO FINAL



Foto de Wordpress

Fin del camino.
El sendero antes lleno de luz, 
ahora, de sombras,
se pierde como diminuto 
punto final 
que se cierra.
Los versos se han ido
y la mente, lúcida aún, no entiende
y se aferra a los bordes del camino,
aunque estén llenos de piedras
y de espinas
y de hojarasca 
muerta.



Naples, Florida, junio de 2016.

© Maite Glaría

GÉNESIS







Pintura de Roberto Liang
VERSIÓN I

La hoja está iluminada,
un haz de luna la baña.
Del dolor surgen palabras
en febriles danzas.
Me arrastran al abismo 
de unos versos
y exigen mi savia
para que las nombre.
Desgarran mi garganta
se adueñan de mi pluma,
aferradas a mi mano las veo,
y en el paroxismo del terror
las creo.

VERSIÓN II


Encima de mi mesa está una hoja,
blanca, virgen, solitaria.
La luz de una lámpara la baña. 
En tropel y peligrosas llegan las palabras 
y se arrojan a mis manos como en herética danza.
Me desatan la camisa y me desgarran el alma
para extraerme la savia de madrugada.
Beben y gritan, lujuriosas y profanas.
Y se adueñan de la hoja

que ya no es virgen ni blanca.


La Habana, Cuba, diciembre de 1999.


© Maite Glaría



miércoles, 22 de junio de 2016

VARIACIONES

Evasión. Marcelo Pogolotti. Cuba.

I
¿Dónde perdí las quimeras
que de joven concebí?
¿Hundidas en la nostalgia? 
¿En tanta sed de vivir…?
Hoy ando buscando en rincones
llenos de niebla o de luz 
dónde quedó mi osadía,
mi plenitud, mi virtud...

II
Pensé que él era el fuego 
donde quemar mi pasión, 
pero era solo humo 
que se desvanece 
al más leve soplo 
de cualquier error.

III

Como un soplo fresco de luz amanecida
así es Abril tan bella y tan callada
oh, no, ya no es callada
se afilan las cuerdas de su alma
para entregarnos su voz apasionada.

IV
Ay, amor, si el cuerpo fuera 
adonde nos está llamando el alma.
Pero siempre nos quedamos 
allí donde el azar nos manda.

V
En el jardín de la entrada 
hay un árbol de gardenias
que están floreciendo, amadas
por un breve colibrí
que -sin cerrar sus alas-
liba el dulce néctar
de sus almas.

VI
Regresas, de nuevo regresas,
como siempre regresas, 
cuando casi te olvido.

VII
Incógnita es querer
aquello que no sabes
siquiera si va a suceder.

VIII
Cuando te hablo
quiero un punto de referencia
no más.

IX
Éramos niños
inocentes y buenos
y aquel mal desconocido
trocó nuestra inocencia 
en una consigna fría, alienada
 y blasfema.




© Maite Glaría

lunes, 20 de junio de 2016

VERSO FURTIVO





VERSO FURTIVO
               
                                                                      


Flora o Cabeza de perfil, del pintor cubano René Portocarrero

Cuando en mi alma anide
la ruda tempestad y el desafío
de unos ojos perversos y esquivos
y el dolor inefable del silencio sombrío
te pido que creas -si aún no has huido-
verso errante, doloroso y furtivo,
que buscaré el símil  perfecto,
los signos precisos,
tajantes, honestos,
para escribir, con fuerza de animal herido,
tu mejor versión 
y mi mayor delirio.






EN EL ALMA DEL VERSO

   




Óleo de Denis Núñez, pintor cubano.


EN EL ALMA DEL VERSO

Y en el alma del verso
más puro y herido
yo vacié mi suerte,
mi soledad,
mi angustia.
Él me regaló una rosa
cuando apenas esta se abría,
yo le entregué el corazón
y así nació mi poesía.



LA POESÍA

Sigo soñando
pues en mi pecho arde
la poesía.



EL VERSO

Se abrió la flor
y el verso transformó
toda mi vida.




© Maite Glaría




ESTOS DÍAS

Foto de Maite Glaría. Playa de Naples, Florida Y estos días  con el mar en las mañanas, cuando el sol reverbera  en las ...