No hay ninguna entrada. Mostrar todas las entradas
No hay ninguna entrada. Mostrar todas las entradas

LOS SIN CULPA

primero fue el yo Aello, de Francis Picabia el peregrino el ausente la pieza perdida   del rompecabezas el innoble el q...