martes, 16 de abril de 2013

La coma rebelde


Evidentemente,  que no invidentemente, pero casi, necesito una pantalla  súper grande, como para que vea bien todas las letras, los puntos, las comas y demás requerimientos de la lengua porque, carajo, acabo de enviar un artículo que revisé hasta el cansancio, o eso creía yo, y heme aquí, en shock y pánico porque me salta una cínica coma delante de una mayúscula!!!!!! ¿Y el punto, señores, el punto y seguido dónde se metió? Que alguien me diga  cómo me puedo enfrentar hoy a mis alumnos cuando sé que habrán leído ya el fatídico documento, ¡horror! Entonces, ya sé qué haré: entraré al aula con aires de superioridad, intimidante, sustantiva, apabullante, engreída, fulminante, impositiva  y dictatorial  para que no se atrevan ni a hablarme, y mucho menos a cuestionarme, así, supongo yo, cortaré de cuajo sus ganas de bromear a costa de la susodicha, malévola y rebelde coma que se instaló en el  lugar de mi tímido y escurridizo punto. Espero que esa posición mía no falle. ¿No es acaso la que adoptan los políticos y les funciona?
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CEDRO BLANCO

Ese aroma a cedro blanco, El abrazo, del pintor Enric Hernaez duende, hechicero que invade mi cordura,  mi pasado y esta h...