miércoles, 21 de febrero de 2018

Foto de Maite Glaría




domingo, 18 de febrero de 2018

ERA


Yo era puerto y era barca
era un lago en el verano, 
era rocío.
Era las raíces del camino
y la vida nacida en el océano.
Era de una especie forjada en otro tiempo,
antes de fronteras y siglos de silencio.
Yo era dragón y delfín, 
águila y loba. 
Una ínfima partícula en el firmamento
y el cosmos entero en el universo.
Era de una raza abierta, voluptuosa.
Amábamos los versos, 
pintábamos auroras
sin matarnos 
los unos a las otras.



© Maite Glaría

martes, 13 de febrero de 2018

VEN


Ven, que te espero desnuda
Pintura de Zaida del Río
con la nostalgia en mis piernas
donde dejaste tu olor.
Ven, que la noche promete, 
devolvernos la pasión.
Ven pronto, amor, que la vida,
la vida es pura ilusión,
y se deshace a lo lejos
como un rayito de sol.
Llega pronto que las flores 
aún no han perdido el color.
Trae contigo mi memoria,
mi cordura, mi razón.
Vuelve a decirme te quiero
como la tarde de lluvia
en que tu boca en mi boca
mi alma se la llevó.





© Maite Glaría

miércoles, 7 de febrero de 2018

AUSENCIA

Playa de Naples, Florida, foto de Maite Glaría



¿Se puede volver de la ausencia?
¿hacer de nuevo reales los recuerdos?
¿y las penas?
¿Florecerán todavía en los patios azaleas?
¿Sobreviven los deseos que acunaban las mareas
cómplices que escondían nuestros cuerpos en la arena?
¿Jugaríamos otra vez descalzos por callejuelas desiertas?
¿Estarán vivas las luciérnagas?
¿Se abrirán las ventanas rotas?
¿y las rejas?
No, no se puede volver de la ausencia.
La luna ya no es la misma que aquella
que nos descubría acostados en la hierba,
cuando besaba tu pecho y tú me llamabas Bella.
Hay cicatrices que quedan, pero no somos los mismos,
si fue demasiada ausencia.
El malecón frena al mar, y a nosotros
del abismo ¿quién nos frena?

© Maite Glaría

lunes, 29 de enero de 2018

PROFETA



Mirada de luz, de sueños irredentos,  
inefables, austeros, aguerridos.
Has cargado con la cruz de lo prohibido
y has traído el corazón como calvario.
Mirada de luz, ardiente y tormentosa,
abres la llaga del dolor cual utopía
traes el verbo ardiente y la verdad tardía.

atajos desandados, profecías...

© Maite Glaría

domingo, 28 de enero de 2018

AL MAESTRO MARTÍ (en el 165 aniversario de su natalicio)



Oh, Maestro, Maestro, qué añoranza
de tantos poemas soberbios que escribías,
de aquellos versos tuyos que hice míos,
que como acíbar y miel se me antojaban.
Se desgranan los años, las mañanas,
bañan las olas las orillas tibias
y yo sigo llorando aquí en mi alma
los tristes versos de muerte y agonía
de la niña suicida y los esclavos.
Y sigo sola, mas viene el verso amigo
como erizada tórtola al reclamo.



Maite Glaría. 
Naples, Fl., 28 de enero de 2018

sábado, 27 de enero de 2018

UNA MUJER


Mujer desnuda, obra de Pablo Picasso
Una mujer copula con las sombras,

una mujer de noches, de mitos y nostalgias.
Una mujer desnuda ante la luna tibia
en la intranquila soledad que la desata.
Una mujer se acuesta sola y desolada
y se levanta nueva, serena y solitaria. 
!Qué misterio esta mujer que funde
su carne en el dolor y la esperanza! 
!Fruta madura, ardiente y generosa!
Una mujer encuentra la mañana
escondida entre las redes de su encanto.
Una mujer desciende la quebrada
vestida solo con el verde de la grama.
Esa mujer que sueña, temeraria,
con amores profundos y profanos,
esa mujer tiende su mano enamorada
y deshoja misterios y añoranzas.
Esa mujer fecunda, intensa, desangrada,
escribe coplas de agonía y puede
confesar secretas remembranzas,
muriendo en cada estrofa, alucinada.
Una mujer copula con las sombras
y trae un sol en sus entrañas.


© Maite Glaría

sábado, 20 de enero de 2018

ALEGORÍA


Presencia leve y poderosa
de aliento nuevo 
en las riberas de mi boca.
Tibio goce en la mañana fría,
concierto enardecido de pasiones.
Arrullo suave de sueños y de amores,
danza feraz en mis pupilas.
Secular y ardiente la osadía.
Nostalgia , dicha breve,
alegoría.

© Maite Glaría




miércoles, 10 de enero de 2018

AMAZONA DE FUEGO




Te cabalgo cual jinete, 
moldeada en tu atardecer,
mi sexo se funde en tu torso 
como túnica de miel.
El viento presagia tormenta, 
la luna tiembla hechizada,
cuando galopo en tu vientre 
húmedo de mil ganas.
Soy amazona de fuego 
sobre tus crines de plata,
ardiendo en la madrugada, 
desnuda e iluminada.

A VOLAR CON EL ALA TRUNCA


Foto de Maite Glaría